Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Ferca









logo 10 años
Secciones
Usted está aquí: Inicio Noticias El calor del subsuelo se abre paso para la climatización de edificios, Seral al dia con las nuevas tecnologías.

El calor del subsuelo se abre paso para la climatización de edificios, Seral al dia con las nuevas tecnologías.

La geotermia explota la temperatura de 15° estable todo el año en las capas superficiales Los fabricantes dicen que la instalación se amortiza entre los 5 y los 10 años

El calor del subsuelo se abre paso para la climatización de edificios, Seral al dia con las nuevas tecnologías.

Aplicación de la Geotermia

BARCELONA

La Harmonia, un hermoso edificio renacentista, acoge desde la semana pasada la colección de arte municipal de L'Hospitalet de Llobregat. La antigua casa señorial ha necesitado una reforma integral para adaptarse a su nuevo uso cultural y ciudadano, pero el proyecto ha respetado la histórica fachada. Nadie diría que el edificio está climatizado y obtiene su agua caliente gracias a 10 pozos excavados en el subsuelo de una acera contigua. A diferencia de las pérgolas solares, la primera opción estudiada, no se ven lo más mínimo.
El sistema, conocido como geotermia superficial o geotermia de baja entalpía, empieza a expandirse en España tras décadas de éxito en Estados Unidos, Japón y diversos países europeos, como Suecia, Austria, Suiza, Alemania y Dinamarca. En esencia, lo que se hace es aprovechar el calor acumulado en el suelo como resultado de la radiación solar.
La Tierra absorbe y cede calor de manera que la temperatura en las capas someras, entre 5 y 100 metros de profundidad, "se mantiene más o menos homogénea a lo largo del año, con independencia de las condiciones meteorológicas", explica Manel Vinyals, director de I+D de Geotics, empresa especializada en geotermia que ha realizado el proyecto de la Harmonia. En España, ese calor ronda los 15 o 16 grados.

NO CONFUNDIR CON ISLANDIA
La geotermia de baja entalpía no debe confundirse con el aprovechamiento energético del calor de la Tierra a grandes profundidades, más allá de dos kilómetros, una posibilidad que no está al alcance de todos los territorios. En algunos países, como Islandia, Filipinas y Nueva Zelanda, es relativamente fácil agujerear el terreno y encontrar temperaturas superiores a los 150°, pero las prospecciones realizadas en España no han tenido gran éxito hasta la fecha. La única excepción son algunos aprovechamientos para balnearios. "Es una lástima porque territorio proclive lo hay", dice Josep F. Albert, especialista en geotermia profunda, quien cita en Catalunya los casos de la Garrotxa, la Selva, el Vallès y el Empordà. Los afloramientos de aguas termales dan fe de ello.
Para poder aprovechar esas temperaturas de 15°-16° se emplean una bomba de calor y dos circuitos cerrados de agua que intercambian calor con el suelo, mediante dos tubos subterráneos de polietileno, y también con la vivienda, con otros dos tubos. El sistema es ecológico, puesto que no necesita quemar ningún combustible, ni siquiera para llegar a los 40° ideales para una ducha. Solo necesita energía para activar la bomba y poner en marcha los circuitos. Por supuesto, el calor del subsuelo es inagotable.

NO SE SABE CUÁNTOS SON
Ni la Administración ni los propios instaladores y fabricantes, agrupados en la Asociación de Productores de Ener- gías Renovables (APPA), tienen idea de cuántos edificios se han construido con geotermia en los últimos años en España porque no hay normativa o censo que obligue a declararlos, al menos por ahora. Sin embargo, a tenor de los comentarios de algunas empresas, posiblemente se llegue a un millar, concentrados sobre todo en la Comunidad Valenciana, Madrid y Catalunya.
Lo más habitual han sido hasta ahora edificios de la Administración y chalets de personas preocupadas por el medioambiente. El Parlamento gallego, imitando al Bundestag, de Alemania, inauguró el año pasado un sistema geotérmico (18 pozos a más de 100 metros) que cubre el 25% del gasto energético.
Sin embargo, hay otras muchas posibilidades. En Pozuelo (Madrid), la empresa Girod ha instalado un sistema geotérmico en una piscina particular, lo que permite tener el agua a 27° a partir de mayo. En Gandia (Valencia), la empresa Energesis ha construido el primer edificio de España con climatización híbrida tradicional-geotérmica, un bloque de oficinas que ocupa 1.350 metros cuadrados y tiene cuatro plantas. "El ahorro energético ronda entre el 20% y el 40%", explica Patricia del Río, portavoz de Energesis. Del Río destaca que la Generalitat valenciana subvenciona los proyectos: "Puede llegar hasta un 45% del sobrecoste que supone colocar geotermia".

GRAN EFICIENCIA
"Atendiendo a lo que gasta, la geotermia es el sistema más eficiente", insiste Antoni Barón, gerente de Geotics. Su empresa ha realizado unos 400 proyectos, especialmente en Catalunya, desde oficinas hasta chalets e incluso bodegas vinícolas. Uno de sus mayores trabajos es Alexandra, un gran bloque de viviendas de alquiler y biblioteca que está construyendo el Ayuntamiento de Sabadell. También es suya la climatización de la estación de esquí de Grandvalira, en Andorra.
Una instalación geotérmica para un chalet unifamiliar puede costar entre 20.000 y 30.000 euros, dependiendo de la dificultad de perforación, pero sus promotores estiman que en 5 o 10 años, dependiendo del consumo, está amortizada. La bomba y los tubos tienen una vida estimada de entre 25 y 50 años.