Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Ferca









logo 10 años
Secciones
Usted está aquí: Inicio Noticias Gracias por no fumar: hosteleros y patronal, divididos por la ley antitabaco

Gracias por no fumar: hosteleros y patronal, divididos por la ley antitabaco

"Nuestra sociedad está madura para prohibir fumar en todos los lugares públicos". La frase de la ministra de Sanidad no dejó indiferente a nadie en su momento.

Gracias por no fumar: hosteleros y patronal, divididos por la ley antitabaco

LEY ANTITABACO CIGARRO PARTIDO

"Nuestra sociedad está madura para prohibir fumar en todos los lugares públicos". La frase de la ministra de Sanidad no dejó indiferente a nadie en su momento. Y ayer volvió a reafirmarse al declarar rotunda que "se prohibirá fumar en todos los espacios públicos, sitios de ocio y restaurantes". Diversos colectivos ya han anunciado las pérdidas de clientes, ingresos y cierres de locales por tal medida.

Según César García, secretario ejecutivo responsable de política sectorial de UPTA, "en tiempos de crisis no se entiende que prohíban fumar en los bares. Habrá gente que no entre, se perderán muchos puestos de trabajo y habrá cierres generalizados".

Desde la Federación Española de Hostelería y Restauración, su adjunto a la presidencia, José Luis Guerra, va más lejos y amenaza con acudir a los tribunales para exigir una indemnización económica: "Hace tres años entró en vigor una ley que obligaba a hacer obras para separar las áreas de fumadores del resto. Si eso ahora no sirve para nada, el Estado deberá indemnizar a las empresas, que no han podido amortizar esa inversión".

Aceptación mayoritaria

Ya cuando la ley entró en vigor en 2006, la FEHR anunció que el sector perdería 1.600 millones de euros en ventas y 20.000 puestos de trabajo. Pero lo cierto es que según los datos del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, en 2006 hubo 43.081 contrataciones en el sector y en 2007, 58.010. "Pero sí ha afectado a los establecimientos que vendían prensa y que, antes de esa ley, también podían vender tabaco", matiza César García.

Según datos de UPTA, "el 15% de ese tipo de establecimientos han cerrado desde que se les prohibió vender tabaco", y entienden que pasará "algo parecido" con los establecimientos de restauración si entra en vigor la prohibición definitiva de fumar.

¿Y qué opinan los empresarios del sector al respecto? Según Mihail Gheorghe, de la Cervecería Picoteo, en Madrid, "es una mala medida, puede que bajen las ventas". Esta opinión, en cambio, es minoritaria entre los hosteleros de bares consultados. "Afecta a las ventas si en unos sí se puede fumar y en otros no", puntualiza Yadira Guijarro, camarera del Café Colores, para quien "si la prohibición es para todos, no afectará tanto".

Más ventas

Dentro del sector, incluso hay quien apunta a que las ventas podrían aumentar, como señala Maribel López desde el Mesón Mara: "Aquí dejamos fumar, pero he visto casos de gente que ha entrado por la puerta y, cuando se han encontrado con una nube de humo, se ha ido a otro local". Rodrigo Córdoba, portavoz del Comité Nacional de Prevención del Tabaquismo, ahonda en esta línea: "En ningún país del mundo se ha observado un impacto negativo en los ingresos tras la normativa (de prohibición total). En Irlanda estaban bajando los ingresos antes de la ley y en cuanto se puso en marcha crecieron un 1% y el turismo aumentó un 3%.

Por no hablar de Reino Unido, un país en el que está prohibido hasta fumar en el coche. La ley entró en vigor en marzo de 2008 y en octubre de ese mismo año las licencias de hostelería habían aumentado entre un 6 y un 14%".

En España, según la última Encuesta Nacional de Salud, el 25% de los españoles es fumador diario. Y a pesar de que los tres tercios restantes no prueban el tabaco y también salen de cañas, sólo 40.000 de los más de 350.000 locales de ocio de España están libres de humo o tienen espacios compartimentados para fumadores.

Entremos en contexto. En Europa hay 11 países con prohibición total de fumar en establecimientos de hostelería: Irlanda, Italia, Noruega, Suecia, Islandia, Malta, Reino Unido, Francia, Estonia, Lituania y Finlandia. "Es una cuestión cultural", aporta Florencio Rodrigo desde la Cafetería Magaly, "porque a mi establecimiento vienen italianos a comer y, aunque aquí sí se puede fumar, se salen fuera a echar un pitillo porque es lo que hacen en su país".

'Pubs' y restaurantes

Otra cuestión es la de los pubs, donde hay quien se plantea "hacer la vista gorda", como Juan P., dueño de un local de copas. "Si un tipo se ha bebido cuatro cubatas y enciende un pitillo, ¿cómo le digo que lo apague?; ¿contrato un vigilante para que controle quién fuma en mi establecimiento?; ¿va a pagar él la multa o la tendré que pagar yo?", se pregunta indignado.

En todo caso, Rodrigo Córboba advierte: "Si la ministra cambia de opinión en cuatro meses, será porque el Gobierno se dé cuenta de que el coste político de no hacer nada sale más rentable que el de hacer lo que tienen que hacer".

Fuente: Ecodiario